El Camino de Santiago en Primavera

El próximo 20 de marzo se produce oficialmente el Equinoccio de primavera, fecha que notifica el cambio de estación. Acaba, finalmente, el invierno y comienza la primavera. Aunque no es la época que concentra mayor número de peregrinos en el Camino de Santiago consideramos que es una muy buena opción para aquellos que ya sientan la necesidad de “desconectar” unos días de su vida cotidiana y adentrarse en esta aventura. Desde finales de marzo hasta finales de junio las rutas comienzan a recuperar su actividad tras el parón del invierno. Estos meses son considerados como una de las mejores épocas para peregrinar, ya sea a pie o en bicicleta. Por ello, hoy repasamos los pros y los contras de hacer el Camino en primavera de forma que pueda servir como una guía de ayuda para preparar tu aventura.

PROS Y CONTRAS DE HACER EL CAMINO EN PRIMAVERA

PROS

  • Temperatura propicia: Por norma general, y como hemos ido viendo durante los últimos años, la primavera presenta condiciones meteorológicas bastante favorables para realizar el Camino. En caso de poder elegir, será recomendable comenzar la peregrinación a partir de mediados de mayo y comienzos de junio. Durante estos meses a lo largo del día las temperaturas suelen ser agradables, pero sin llegar a apretar. A las noches y primeras horas de la mañana el tiempo se torna algo más fresco, pero por norma general lejos de las bajas temperaturas que se registran en invierno.
  • Equipaje algo más ligero: El punto anterior tiene su ventaja, si no está previsto llegar a las bajas temperaturas de los primeros meses del año no hará falta llevar con nosotros mucha ropa de abrigo. Con un chubasquero o impermeable y una prenda tipo polar para los momentos del día más frescos estarás cubierto. De todas formas, si el tema de la ropa y equipo te preocupa, te recomendamos que leas nuestro artículo sobre qué llevar en la mochila para hacer el Camino de Santiago.
  • Albergues y locales a pleno rendimiento: En primavera no tendrás problema a la hora de alojarte. Podrás elegir entre albergues, hostales, pensiones u hoteles y, además, durante tu ruta podrás disfrutar de bares, restaurantes y tiendas abiertas a tu paso sea cual sea la ruta elegida.
  • Comienzo de fiestas: En primavera comienza la época de fiestas patronales en muchas de las localidades del Camino de Santiago por lo que podrás acudir a alguna festividad importante y apreciar la cultura local sin las masificaciones propias de las fiestas de verano.
  • La mezcla perfecta: Como ya comentamos antes, la afluencia de peregrinos comienza a ser importante en primavera, pero lejos de las grandes cifras de junio y agosto. Esto te permitirá realizar el camino sin las aglomeraciones propias de esas fechas y elegir, en función del momento, si quieres compartir tu camino y conocer gente, o caminar en soledad y en comunión con la naturaleza.

CONTRAS

  • Riesgo de lluvias y frío: Aunque sí que es cierto, como comentamos anteriormente, que la primavera empieza a reunir temperaturas más agradables, la primavera puede ser muy lluviosa en algunos puntos de España, especialmente en el norte (Galicia, Asturias, Cantabria y País Vasco). Así que antes de caminar, y si no quieres que el clima te juegue una mala pasada, no te olvides de echarle un ojo a la meteorología.

LA MEJOR RUTA

Elegir la ruta del Camino de Santiago idónea es una tarea complicada y es por esto que debemos tener en cuenta muchos factores: meteorología, accesibilidad, edad de los peregrinos, preparación física… La ruta por excelencia del Camino, y la que mayor número de servicios ofrece será el Camino Francés. Esta ruta reúne las mejores condiciones y en ella podrás encontrar los recursos necesarios para llegar hasta Santiago de Compostela. Su trazado se dibuja por todo el norte peninsular a lo largo de 760 km, que se dividen, a menudo, en 30-33 etapas que inician su andadura en la localidad francesa de Sant Jean Pied de Port. Este camino se caracteriza por su variedad paisajística y su extraordinaria riqueza monumental. Prepárate para un recorrido donde la gastronomía, gente y paisaje te sorprendan y dejen con ganas de repetir.

CONSEJOS PRÁCTICOS

QUÉ LLEVAR PARA HACER EL CAMINO DE SANTIAGO EN PRIMAVERA

  • Ropa: El chubasquero, además de una prenda para el frío de primera hora de la mañana, será nuestro fiel amigo. Si podemos, que sea ligero y transpirable. Llevar varias prendas para prevenir nunca viene mal, pero ten en cuenta que podrás realizar la colada peregrina a lo largo del Camino, por lo que te recomendamos que no cargues con peso de más. Además, a tu llegada a Santiago, desde Pilgrim te ofrecemos servicio de lavandería para que vuelvas a casa con todo impoluto.
  • Calzado: El mejor calzado para hacer el Camino son las botas o las zapatillas de trekking. Este tipo de calzado está especialmente preparado y diseñado para realizar largas caminatas sobre topo tipo de terrenos y clima. Recomendamos, además, que no sea nuevo para evitar ampollas e incómodas molestias, y contar siempre con unas sandalias para descansar después de un duro día de caminata.
  • Mochila: Una mochila anatómica que se ajuste al cuerpo. No es necesario cargar con mucho peso por lo que, llevar una mochila de 40 litros debería de ser suficiente.
  • Documentación: Imprescindible llevar la documentación necesaria: D.N.I. o pasaporte, credencial del peregrino, cartilla de la Seguridad Social, tarjeta de crédito y algo de dinero en efectivo.
  • Botiquín: El botiquín básico es el siguiente: Betadine, gasas, esparadrapo de seda, tiritas, tijeras, crema de protección para el sol, parches y vaselina para prevenir rozaduras y aguja e hilo por si te salen ampollas y tengas que pincharlas.

PREPARACIÓN FÍSICA

Debemos prepararnos físicamente con antelación en función de nuestra condición física y edad. Por norma general un buen entrenamiento consiste en, dos o tres meses antes, empezar a andar, subiendo paulatinamente los km recorridos y empezando a probar el equipamiento y peso que llevaremos durante nuestro Camino. La posibilidad de poder encontrarnos con lluvia y que los caminos estén embarrados puede implicar mayor esfuerzo a la hora de caminar, por lo que no es conveniente olvidarse del entrenamiento comentado.

CÓMO ORGANIZAR EL CAMINO

¿Por dónde empiezo a planificar mi travesía?, ¿qué Camino de Santiago es el más recomendable para mí?, ¿lo hago a pie, a caballo o en bicicleta? ¿cuántos días y qué tipo de alojamiento elijo? Como bien sabes, en la variedad está el gusto, pero, por si sirve de ayuda a la hora de planificar tu viaje tenemos un artículo previo donde mencionamos los consejos básicos a la hora de organizar el Camino de Santiago que esperemos te despeje algunas dudas.

HACER EL CAMINO DE SANTIAGO EN OTRAS ESTACIONES DEL AÑO

Es casi imposible que llueva a gusto de todos, mientras algunos prefieren una peregrinación más íntima y personal otros se decantan por un mayor número de horas de sol y los caminos llenos de peregrinos. Por ello te contamos las ventajas e inconvenientes que vas a encontrar si decides realizar tu peregrinaje en otra estación:

Sea en la época que sea recuerda que en Pilgrim estaremos encantados de darte el apoyo necesario a la hora de planificarlo y prepararlo.

¡Ultreia Peregrinos!

¡Planifica tu aventura!

Te damos información sin compromiso
Pilgrim Travel, S.L. informa, de acuerdo al Reglamento 2016/679, que los datos utilizados en este formulario se emplearán tanto para la contestación de las eventuales consultas como para la publicación de los comentarios, siendo la base de legitimación el consentimiento del usuario. Podrán ejercerse los derechos de acuerdo a lo previsto en nuestra Política de Privacidad.

El formulario se ha enviado correctamente