Rutas del Camino de Santiago internacionales

Cuando uno se anima a hacer el Camino de Santiago, es normal que busque y encuentre información sobre las rutas principales dentro del país: el Camino Primitivo, la Vía de la Plata, el Camino de Invierno…

Pero, para aquellos que buscan una experiencia diferente, no saben de fronteras, o que creen que el límite es el cielo, traemos un listado de los Caminos de Santiago internacionales e históricamente más importantes: alternativas portuguesas, francesas e italianas, así como otros caminos de Europa Central.

Portugal

Si bien en Portugal el más transitado es el Camino Portugués central (tanto, que se conoce a secas como el Camino Portugués, como si se tratase del único), existen otras variantes muy interesantes y menos transitadas, ya que este Camino central es el que cuenta con más peregrinos después del Camino Francés.

Además de la alternativa por la costa, de la cual ya disponemos de información en nuestra web, tenemos el caso del Camino Tavira-Quintanilha.

Camino Tavira – Quintanilha

Esta ruta recorre el país luso por su lateral Este, a lo largo de 832 kms. Empieza en la costa Sur portuguesa, en Tavira, para continuar hasta Quintanilha, donde enlaza con el Camino Portugués de la Vía de la Plata y continúa en 82 kms más hasta Laza, ya en Galicia.

Como comentábamos, se trata de una ruta alternativa para aquellos que deseen disfrutar del Camino en el país vecino, pero disfrutando de la tranquilidad de una vía alternativa al camino portugués principal.

Francia

La importancia de Francia como nido de peregrinos se remonta a la Edad Media y se refleja en el Camino Francés, que aún hoy en día sigue siendo el más transitado y popular de todos.

Dentro del país galo y hasta llegar a la frontera con España hay 4 vías principales, las cuales te explicamos a continuación.

Camino de París

También llamado Vía Turonense, se conoce como Camino de París debido a la importancia de la capital francesa como punto de partida y de encuentro de peregrinos provenientes de Irlanda e Inglaterra, así como de otros puntos de Europa. 

Este camino, cuya relevancia se remonta a la Edad Media, pasa por otros puntos relevantes tales como Tours, Poitiers o Burdeos, por 26 etapas hasta Ostabat, donde se une con otros caminos franceses. Después, continúa hasta la frontera entre Francia y España por el conocido como Camino Francés por excelencia.

Camino de Vézelay

La Vía Lemovicensis o Camino de Vézelay parte de la Abadía de María Magdalena en la ciudad del mismo nombre hasta unirse en Ostabat con el Camino de París, ya mencionado, y el de Le Puy, del que te hablaremos a continuación.

En esta variante confluían antiguamente los peregrinos belgas, pero también los procedentes de Polonia por el Camino de Santiago que partía del puerto de Gdansk, a donde a su vez llegaban peregrinos suecos y finlandeses en barco.

Desde la verde Borgoña francesa y a lo largo de unos 900 kms hasta la frontera con España, podrás disfrutar de esta ruta en su totalidad si dispones de unos 40 días de tu tiempo.

Camino de Le Puy

La Vía Podiensis es, de los 4 caminos principales de Francia, probablemente el más importante de todos. Su origen se debe a que el propio obispo de Le Puy fue el primer peregrino no español en realizar el Camino hasta Santiago de Compostela, allá por el año 950.

Este camino comienza en Le Puy, cerca de Lyon, continuando la Vía Gebennensis suiza, que junta en la ciudad de Ginebra a caminantes suizos y alemanes. Desde Le Puy y hasta la frontera española hay unas 32 etapas (750 kms) entre algunos de los pueblos más bonitos de Francia

Camino de Arlés

El Camino de Arlés o Vía Tolosana es el segundo camino más importante de la región francesa por ser la vía principal de los peregrinos provenientes de Italia, y a la vez de aquellos españoles y franceses que en sentido contrario peregrinaban a Roma enlazando con la Vía Francígena.

En dirección Santiago, el Camino de Arlés entra en la frontera española por el pueblo de Somport. Es el único de los caminos franceses que, en lugar de entrar por Saint Jean Pied de Port, lo hace desde este otro punto, por el llamado Camino Aragonés hasta Puente la Reina, para proseguir ahora sí por el Camino Francés.

Italia

Vía Francígena

Roma también es ciudad de peregrinación y prueba de ello es la conocida Vía Francígena.

La ruta comienza en realidad en Inglaterra, en la ciudad de Canterbury, para llegar a la capital italiana a lo largo de 86 etapas:

  • 1 en Inglaterra (De Canterbury a Dover, únicamente)
  • 30 en Francia
  • 11 en Suiza
  • 44 en Italia

Esta vía, reconocida como Itinerario Cultural Europeo en 1994, tiene la peculiaridad de  poder recorrerse además en dos direcciones: hacia la basílica de San Pedro en Roma, o hacia Santiago de Compostela, enlazando con el Camino de Santiago a la altura de Génova o Pavía mediante la llamada Vía Tolosana.

Europa Central

La mayoría de caminos de Europa Central pasan o tienen origen en Alemania, para luego unirse con las variantes francesas en dirección a Santiago de Compostela.

De entre esta enorme variedad de caminos, destacamos el Camino Austríaco y la Vía Báltica, por su extensión y relevancia.

Camino de Santiago Austríaco

El Österreicher Jakobsweg es el camino que une Austria desde su capital, Viena, con Santiago de Compostela a casi 3000 kms de distancia.

Este camino cruza todo el país austríaco a lo largo de más de 700 kms, pasando por ciudades importantes como Salzburgo e Innsbruck para entrar en Suiza por Feldkirch, y continuar por la Vía Jacobi en Ginebra. Después, continua por la llamada Vía Gebennensis hasta Le Puy en Francia, donde enlaza con este camino hasta el Camino Francés.

Como ves, se trata de una red de caminos perfectamente enlazados entre sí para que los peregrinos ubicados a miles de kilómetros de la Catedral de Santiago puedan visitar también el Santo Sepulcro.  

Vía Báltica

Esta vía, también llamada “Báltico-Westfaliana”, une los países bálticos desde la isla de Usedom en la frontera entre Polonia y Alemania, a través de más de 700 kms y pasando por ciudades como Bremen y Hamburgo.

A lo largo de esta vía, la más larga de Alemania, se van uniendo otras variantes europeas, como si se tratasen de afluentes de un río, hasta el enlace final de la propia Vía Báltica con el Camino de París, dentro ya de la red de caminos franceses que llegan hasta la frontera española.

Como ves, existen numerosas alternativas si lo que buscas es un recorrido diferente y tu meta última no es alcanzar la Catedral de Santiago del tirón (o sí, si estás en buena condición física y además dispones de todo el tiempo que necesitas).

Si la experiencia de recorrer un país en varios días por tus propios medios ya es enriquecedora, imagínate la hazaña de haber recorrido un continente, siguiendo las pisadas de aquellos devotos de hace cientos de años…

¿Te atreves con la aventura?

¡Planifica tu aventura!

Te damos información sin compromiso
Pilgrim Travel, S.L. informa, de acuerdo al Reglamento 2016/679, que los datos utilizados en este formulario se emplearán tanto para la contestación de las eventuales consultas como para la publicación de los comentarios, siendo la base de legitimación el consentimiento del usuario. Podrán ejercerse los derechos de acuerdo a lo previsto en nuestra Política de Privacidad.

El formulario se ha enviado correctamente