Entrevista a Ángel Ramón Campos, un peregrino incansable

El Camino de Santiago es una experiencia que engancha a quien lo recorre, pero hay casos en los que uno se aficiona de tal modo que no se cansa nunca de recorrerlo. En esta ocasión entrevistamos a uno de esos peregrinos, Ángel Ramón Campos, un peregrino con decenas de caminos a sus espaldas y un auténtico enamorado de esta ruta.

¿Cuántos Caminos llevas a tus espaldas?
Pues con este son ya 26 caminos y seguimos sumando.

Hoy has llegado a Santiago nuevamente, ¿qué camino ha tocado esta vez?
El Camino del Norte desde Vilalba, por sacarme esas ganas que tenía de volver ya al Camino.

¿Qué Caminos has hecho hasta el momento?
Hice el Camino del Norte, el Primitivo, el Inglés desde Ferrol, el Francés, el de Invierno, el Portugués, el Sanabrés y también el de Fisterra y Muxía. Los que más veces he repetido son el del Norte porque pasa por mi casa en Vilalba y desde ahí lo empecé unas diez o doce veces pero también desde Ribadeo, otro de los Caminos que hice varias veces es el Primitivo comenzando en diferentes sitios como en Lugo, Grandas de Salime, O Cádavo y Fonsagrada.

¿Cuáles te quedan por hacer?
El de la ría de Arousa y tengo ganas de hacer, quizás para el mes que viene, el Camino Inglés empezando en A Coruña.

¿Lo has hecho siempre solo?
Pues la primera vez lo hice fue con una asociación que había en Vilalba y éramos un grupo de cinco personas y después repetí la experiencia varias veces con un primo de mi mujer hasta que él tuvo hijos y dejó de hacerlo pero yo continué haciéndolo solo, aunque realmente nunca se hace solo porque siempre vas acompañado de gente.

¿Cuándo fue la primera vez que hiciste el Camino?
Fue en 1993 con la asociación, cuando empezaba lo del Año Santo y comenzamos en O Cebreiro.

¿Recuerdas cuál fue la motivación que te llevó a hacerlo esa primera vez?
Pues la primera vez fue por querer vivir la experiencia de hacer el Camino de Santiago que no lo había hecho nunca.

¿Y ha sido siempre la misma motivación durante todas las veces posteriores?
A ver sí que es cierto que siempre se hace por alguna razón, en mi caso es por pedir por alguien que está pasando alguna dificultad, por ejemplo yo esta vez lo he hecho por mi suegro que ahora mismo no está muy bien, pero en el pasado también lo hice por un amigo de Teruel que tuvo cáncer y que finalmente se ha recuperado muy bien.

¿Te preparas de algún modo antes de empezar cada Camino?

Bueno, yo es que ya estoy acostumbrado pero aún así todos los días, aparte de ir al gimnasio, pues hago más o menos 5, 10, 12 kilómetros, depende, pero es raro que no salga a andar. En 2009 hice el Camino desde Vilalba a Santiago de un tirón salí a las 4 de la mañana y a las 11:20 horas de la noche estaba en a Praza do Obradoiro, esa Compostela sí que la tengo marcada. Para la primera vez no hice ningún tipo de preparación física fueron los amigos los que me animaron y de aquella sí que fue más duro y me salieron ampollas pero ahora ya estoy acostumbrado y al hacer deporte pues sin problema.

¿En que tipo de alojamiento sueles dormir? 
He dormido en el suelo, sobre una puerta, en una obra, en un garaje, en muchos sitios. La primera vez, en el 93, que estuve con un matrimonio, ellos durmieron encima de una mesa de billar y yo en unos palés donde tenían las botellas de la bodega y menos mal porque íbamos a meternos en una obra pero un señor nos dejó entrar y así no dormir fuera porque hacía mucho frío, creo que era diciembre. Ahora por lo general, me gusta dormir en los albergues públicos pero hace tiempo en el Camino del Norte por ejemplo, no había nada y había que conformarse pero ahora ya hay más albergues a lo largo del Camino. A veces también duermo en albergues privados y en algunos ya me conocen e incluso me extrañan cuando pasa mucho tiempo sin que aparezca por ahí.

¿Cuál es el Camino que más te ha gustado de todos los que llevas a tus espaldas?
Cada uno tiene su encanto y también depende de las condiciones del tiempo y la gente que encuentras pero creo que sería el Camino Portugués.

¿Recuerdas algún Camino que fuera especialmente duro?
Pues depende… Mira, el Norte lo hice hace dos años con un chico que lo encontré en el Camino, en Sobrado dos Monxes, y era tanta el agua que caía… Llevo años en Galicia pero como aquel día nunca viera nada igual, íbamos caminado y a lo mejor él iba delante de mí que era tal la cantidad de agua que no lo veía. Para mí lo duro es cuando hace ese tiempo, esa lluvia que hace que te empapes y que estés incómodo con la ropa porque vas todo mojado.

¿Echaste de menos alguna cosa en algún momento mientras caminabas?
No, yo maño soy muy duro jajaja Hoy en día hay muchas comodidades, bueno el otro día por ejemplo que salí a las 5 de la mañana de Sobrado y porque estoy acostumbrado a andar de noche, pero claro a esa hora metiéndote por los montes esos pues hay que venir preparado, porque ya me pasó de quedarme sin luz y en esos momentos se echa de menos, más que nada por si te equivocas de dirección o así.

¿Por qué te engancha tanto el Camino?
Pues no lo sé…. Gusta. La mayoría de la gente que lo hace vuelve a repetir aunque sea una vez más y en mi caso pues también será porque me pilla bien, que pasa por la puerta de mi casa, y a lo mejor estoy allí y una vez al mes que tengo cuatro días libres pues salgo de trabajar y ya le digo a mi mujer “¡Me voy a Santiago!”, pongo la mochila y arranco, en tres días lo hago.

¿Qué se siente al llegar a la Catedral y saber que una vez más lo has conseguido?
Se siente mucha emoción, sobre todo recordando lo que se vive en el Camino al conocer gente diferente cada vez y compartir cosas. El ganar nuevas amistades es con lo que te quedas y una vez en Santiago ver la Catedral, acudir a la misa, dar el abrazo al Apóstol y sentir que has cumplido una nueva peregrinación.

¿Conociste a mucha gente gracias a hacer el Camino?
Sí mucha gente y de muchos sitios diferentes. Hacer el Camino une a la gente y siempre hay el que comparte un cacho de pan, o agua cuando más la necesitas porque te quedaste sin ella. A mí me gusta repartir queso de San Simón y que la gente lo pruebe, entonces compartes cosas y haces amistades con gente que a lo mejor no vuelves a ver pero que compartes con ellos algunos tramos del Camino. Por ejemplo, hace cuatro años conocí a una chica de Eslovaquia con la que estuve caminando y hace un año volvió de nuevo y me llamó, vine, fuimos a O Pedrouzo, comimos allí y muy bien. Y ahora con Internet también es más fácil, tengo un amigo en Corea con el que puedo comunicarme.

¿Qué es lo mejor que te llevas cada vez que terminas un Camino?
Precisamente eso, la gente que conozco mientras lo hago.

¿Cuándo tienes pensado empezar el siguiente?
Nuca se sabe, si me viene a la mente igual no tardo ni siquiera un mes en empezar otro, pero en un principio el siguiente es en noviembre y haré el Camino Inglés desde Coruña, pero no sé si lo haré antes, que son poquitos kilómetros.

¿Qué le dirías a alguien que nunca ha hecho el Camino?
Que lo haga porque es una experiencia única, también es muy sufrida ya que si el tiempo no acompaña puede ser más complicado, si salen ampollas, si sufres alguna lesión… Pero sin duda es una experiencia única que todo el mundo debería vivir al menos una vez en su vida.

¿Qué te ha parecido esta información?
[Total:11    Promedio:4.3/5]
0