Cómo cuidar la alimentación durante el Camino de Santiago

Siempre que se realiza el Camino de Santiago surgen dudas con respecto a cómo realizar una buena alimentación, tanto cuando comer como qué comer.

En esta entrada trataremos estos temas y daremos unos breves consejos que consideramos básicos para una buena alimentación diaria mientras recorremos las diferentes rutas Jacobeas.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: ¿QUÉ LLEVO EN LA MOCHILA PARA HACER EL CAMINO DE SANTIAGO?

Cómo empezar el día para afrontar una etapa del Camino de Santiago

Tras un sueño reparador, te despertarás con la ilusión de calzarte las botas y arrancar una nueva etapa de tu ruta jacobea.

Una vez estés preparado, lo que se te vendrá a la mente es; “necesito comida, ¿qué puedo llevarme a la boca?, ¿Qué me preparo?”

Desayuno, ¿Abundante o controlado?

Surgen varias dudas cuando nos planteamos el tema del desayuno en el día a día, algunos prefieren comer mucho para afrontar los días con mucha energía, sin embargo, otros prefieren un desayuno ligero, ya que a ciertas horas no tienen preparado el estómago para según qué cantidades.

A la hora de plantearnos la primera comida del día en el Camino de Santiago, la cosa cambia. Cuando el desayuno está pensado para un peregrino, nuestro consejo es lo que podríamos denominar, “un consejo a la gallega”, ni mucho ni poco, simplemente equilibrado. ¿A qué nos referimos? En las primeras horas del día no es recomendable ingerir una gran cantidad de comida, ya que justo después vas a comenzar una nueva etapa del camino, aunque tampoco sirve la opción de beber un café y venga, “a patear”.

El desayuno debe de contener esa cantidad de alimentos necesaria para que te aporte la energía imprescindible para afrontar los trazados del Camino. Para ello recomendamos un desayuno equilibrado de la siguiente forma:

    • Cantidad justa de hidratos (pan, tostadas, cereales, etc.)
    • Proteínas en abundancia (lonchas de pavo, jamón, yogures, queso, etc.)
    • Azúcares naturales (fruta, tanto una pieza como en zumo)
    • Alimentos que contengan grasas saludables (frutos secos, aceite de oliva, etc.)

Algunos ejemplos de desayunos rápidos y equilibrados pueden ser:

  • Un puñado de frutos secos, dos o tres tostadas de pan y un par de lonchas de pavo.
  • Un vaso de zumo de naranja, una tarrina de queso con yogur y una barrita de cereales.
  • Tostadas con mermelada, un café y unas galletas.

Estos son solo algunos ejemplos de los posibles desayunos peregrinos, lo que se considera fundamental es alimentarse adecuadamente antes de afrontar los kilómetros preconcebidos para cada uno de los días que durará el Camino de Santiago.

Planificar la comida necesaria para afrontar la etapa diaria

Otra duda más que se plantea a la hora de afrontar las diferentes etapas es, ¿Cuantas comidas preparo para el día? Nuestro consejo es que, antes de poner las piernas en movimiento hay que poner la mente en funcionamiento, es decir, antes de echar a caminar, planees exhaustivamente  la ruta que realizarás durante el día, y así tendrás en cuenta qué tramos son más exigentes y en qué momento será más importante ingerir alimento.

Lo ideal, durante una jornada recorriendo el Camino de Santiago es realizar 5 comidas, habrá días en los que se pueda y sea necesario, y días en los que no se pueda o no se disponga del apetito necesario. En función de esto, prepararemos los alimentos necesarios y los cargaremos en las mochilas que portaremos durante la etapa.

Además, también puede surgir un imprevisto y es que no dispongas de la comida necesaria, esto no supone un problema, ya que en todas las rutas encontrarás puntos en los que podrás abastecerte, simplemente planea el trayecto por un lugar donde rellenar la mochila y disponte a caminar.

Cómo alimentarte durante el Camino de Santiago

Previamente hablamos sobre los alimentos necesarios para un buen desayuno pero, ¿El resto del día? ¿Comeremos igual, o cambiaremos algo?

¿Qué comer durante el trayecto?

Debemos de tener en cuenta que una jornada caminando supone una experiencia costosa para cualquier peregrino, aunque siempre dependerá el grado de exigencia que la misma nos suponga.

También debemos tener en cuenta que las mochilas ejercerán un peso extra sobre nuestro cuerpo, por lo que es recomendable no cargarse con excesivos alimentos o alimentos pesados, esto no quiere decir que debas llevar poca comida, sino que deberás de planear la forma de llevar alimentos que aporten los nutrientes necesarios en formatos más pequeños. Esto puede ser un quebradero de cabeza, pero nosotros te aportaremos una serie de consejos para que sea más sencillo y cómodo comer mientras caminas:

  • Frutos secos: Alimento que en proporciones pequeñas aporta una gran cantidad de nutrientes.
  • Barritas energéticas: Deberás saber diferenciar las barritas buenas de las barritas de cereales con alto contenido en azúcares de liberación rápida.
  • Chocolate: Aporta la cantidad justa de azúcares para aumentar nuestra energía.
  • Bocadillos: Manera sencilla y ligera de aportar gran parte de lo que nuestro organismo necesita a la hora de caminar.

No debemos olvidarnos que durante el trayecto nos encontraremos con diferentes lugares donde comer: restaurantes, bares, albergues, etc. Más adelante hablaremos en detalle sobre los lugares más indicados.

En cuanto a la hidratación…

Es una de las cosas más importantes que debes de hacer durante una etapa en el Camino de Santiago, sobre todo en los días de más calor. Lo recomendable es beber tragos cortos de agua dejando una hora entre trago y trago.

Existe un error generalizado de esperar a tener sed para beber o no hidratarse bien mientras se realiza ejercicio, durante una etapa en la ruta jacobea los peregrinos realizan muchos kilómetros, por lo que se deberá realizar un proceso de hidratación abundante, algo fundamental durante el Camino.

Deberás tener en cuenta cada fuente o lugar con acceso a agua para así poder disponer siempre de una cantimplora llena.

¿En qué tipo de establecimientos debemos comer?

Una ruta por el Camino de Santiago te puede llevar por cantidad de sitios diferentes, donde encontrarás multitud de lugares diferentes donde comer. Nuestro consejo es que busque siempre un sitio donde se ofrezcan los alimentos necesarios para poder retomar la peregrinación con las pilas cargadas, aunque siempre podrá existir la excepción de algún día comer “algo diferente”, ya que en las zonas por las que discurre el Camino de Santiago, sobre todo a su llegada a Galicia, existen multitud de platos típicos que estamos seguro que querrás disfrutar. Además también encontrarás supermercados donde podrás reabastecerte y comprar comida para el momento, así podrás controlar mucho mejor los alimentos que ingieres.

Consejos para una recuperación física adecuada tras una jornada de peregrinación

Llega el fin de la etapa, momento en que nos acomodamos en nuestra estancia (albergue, hotel, etc.) y nos disponemos a cenar y dormir para recuperarnos.

Cantidad de comida para la cena

Para cenar recomendamos que la comida sea contundente, ya que hay que recuperarse de la caminata, pero no en exceso, ya que si el estómago está lleno no permitirá que concilies un buen sueño para recargar las pilas. Nuestra recomendación es que estos alimentos contengan una buena cantidad de proteína, y si puede haber algo de pasta o verdura, mejor que mejor, ya que son alimentos que se digieren más rápidamente y no producen pesadez, lo que nos permitirá un buen sueño para afrontar otro mágico día recorriendo los trazados jacobeos.

Esperamos que estos consejos te ayuden a afrontar con energía el tan ansiado logro de llegar a Compostela y poder abrazar al fin al Apóstol.

¡Ultreia peregrinos!

¿Qué te ha parecido esta información?
[Total:1    Promedio:4/5]
Contacto

Cambiar imagen captcha captcha txt
0

Start typing and press Enter to search