Como cuidar los pies para hacer el Camino de Santiago

Como todo buen romero sabe, sus extremidades inferiores son los mejores aliados a lo largo de la peregrinación, por eso es muy importante saber como cuidar los pies para hacer el Camino de Santiago y de esta forma evitar la aparición de ciertas dolencias y lesiones que nos pueden trastocar los tiempos preconcebidos para llevar a cabo la caminata y en el peor de los casos pueden impedirnos llegar a realizar la oportuna visita al apóstol.

Con esta entrada pretendemos daros las claves para que vuestros pies sigan siendo vuestros mejores aliados y no vuestros peores enemigos y así facilitaros un poco vuestro Camino.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: HACER EL CAMINO DE SANTIAGO SOLO

Consejos para cuidar tus pies a lo largo del Camino de Santiago

Como hemos dicho en incontables ocasiones se debe prestar especial atención tanto al calzado como a los calcetines (si aún tienes dudas sobre este tema no dudes en consultar nuestra entrada sobre el Calzado más adecuado para hacer el Camino de Santiago).

Nuestras recomendaciones para finalizar con éxito el Camino de Santiago y que no os dejéis los pies en el intento son:

  • Aplicar vaselina en nuestros pies antes de cada etapa: Utilizaremos vaselina antes de salir a caminar, de esta manera nuestro pie estará totalmente hidratado consiguiendo así anular la fricción con la bota o zapatilla, la consecuencia de esto es que a menos fricción menos ampollas o rozaduras sufriremos en los pies.
  • Elección del calzado: Somos muy conscientes de lo pesados que podemos llegar a ser con este tema, pero es que realmente es una parte fundamental para evitar las molestias que el mismo pueda ocasionar. El calzado más adecuado son las botas de montaña o las zapatillas de trekking en función de la época del año que hayamos escogido para hacer el Camino de Santiago, además como ya todos conocéis es muy importante que este calzado sea cual sea haya tenido bastante uso antes de arrancar la caminata:
    • Las botas de montaña: Ideales si vamos a hacer el Camino en los meses más fríos del año. De esta forma mantendremos nuestros pies protegidos de las inclemencias meteorológicas y además los llevaremos bien sujetos, por lo que nos será más fácil atravesar todo tipo de superficies sin ninguna preocupación.
    • Las zapatillas de trekking: Perfectas para las épocas más calurosas (primavera y verano). No ofrecen la misma protección que las botas de montaña, pero a cambio nos brindan mayor libertad de movimiento y la posibilidad de mantener nuestros pies más frescos.
  • Los calcetines también importan: Sabemos que esto tampoco os pillará por sorpresa ya que lo hemos repetido hasta la saciedad, pero es que sabemos a ciencia cierta que los calcetines pueden ser los principales causantes del origen de las temidas ampollas, y es que es la primera capa y la única que va en contacto directo con nuestros pies. Para evitar la formación de hongos y ampollas, recomendamos portar en la mochila dos o tres pares de calcetines antiampollas o de tejido CoolMax para poder intercambiarlos en el momento que comiencen a humedecerse.
  • Debemos contar con un pequeño botiquín:Es importante tener un botiquín con elementos básicos para el cuidado de nuestros pies como estos:
    • Alcohol o cualquier otro agente desinfectante (Antiséptico)
    • Gasas para cualquier tipo de vendaje en caso de lesión
    • Crema para hidratar los pies
    • Pomada para heridas
    • Aguja para suturar (en caso de ampollas de gran tamaño)
    • Vaselina
  • Correcta hidratación de los pies: Es imprescindible aplicar tras cualquier caminata una crema hidratante normal o cualquiera indicada para el cansancio o la relajación muscular de esta parte del cuerpo.
  • Cuidar los pies tras cada etapa: De lo contrario estamos seguros que la etapa del día siguiente se te hará un poco más cuesta arriba. Al llegar al albergue lavaremos correctamente los pies eliminando cualquier resto de suciedad para posteriormente secarlos a fondo y aplicarnos cremas hidratantes o vaselina dejándola secar al aire. También recomendamos dormir con los pies desnudos, de lo contrario reblandeceremos más la piel y favoreceremos la aparición de ampollas.

Lesiones y dolencias más frecuentes en el Camino de Santiago; ¿Cómo tratarlas?

A continuación hablaremos de algunas de las dolencias que surgen con más frecuencia entre los peregrinos que recorren las diferentes rutas del Camino.

Ampollas

Sin duda la dolencia más común en el Camino de Santiago, y es que por desgracia pocos son los peregrinos que pueden presumir de no haberlas sufrido.

Surgen por una fricción excesiva sobre la piel, es típico que aparezcan como resultado de botas que tengan poco uso o que estén mal ajustadas a nuestro pie a la hora de caminar. Todos los consejos mencionados con anterioridad nos serán útiles para evitar la aparición de las famosas ampollas.

El procedimiento que seguiremos para tratarlas una vez que hayan aparecido será:

  • Lavar a fondo el pie para eliminar restos de sudor y suciedad que aparecen tras una larga caminata.
  • Desinfectamos la zona lesionada con povidona yodada (Betadine de toda la vida).
  • Cortaremos la ampolla por la zona centrar y retiraremos la piel que la cubre.
  • Lavamos la zona en la que se encuentra la ampolla con abundante solución fisiológica.
  • Dejaremos que se seque “al aire” y le aplicamos abundante pomada antibiótica para posteriormente taparla con gasa y esparadrapo.

Tras este proceso, debemos realizar curas diarias para evitar que se infecte o aparezcan complicaciones mayores, si cumplimos este proceso en unos 5 o 6 días la zona afectada estará recuperada en su totalidad.

Esguinces y torceduras

El peregrino es propenso a sufrir torceduras y caídas, debido a los cambios de nivel que con frecuencia dan lugar a esguinces, generalmente de carácter leve. Los síntomas más comunes son dolor, hinchazón e incapacidad para continuar, en función de la gravedad de la dolencia. La articulación que comúnmente resulta más afectada por este tipo de lesiones suele ser el tobillo, en concreto el ligamento lateral externo.

Si la torcedura o esguince es leve, el peregrino puede continuar el Camino aplicando frío y un vendaje funcional, siempre consultando previamente con un especialista, ya que este tipo de vendaje puede tener un efecto inverso y acabar dañando en mayor medida la articulación afectada.

Si la lesión es moderada o grave, sufrimos de grandes dolores, edemas y sospechamos que podemos tener afectados los ligamentos o articulaciones, debemos recurrir a un centro médico para que la lesión sea valorada por especialistas para poder tomar las medidas oportunas para evitar que esta dolencia vaya a más.

Esta dolencia afecta al 17% de los peregrinos y es complicada de prevenir ya que los esguinces y torceduras se producen como efecto de actos involuntarios, aun así algunos métodos para evitar estas lesiones en cierta medida son:

  • Utilizar calzado de media caña: Zapatillas o botas que sujeten firmemente el tobillo, con una buena suela y un sistema que favorezca la transpiración.
  • Utilizar los dos palos de trekking: Minimizan el impacto que sufren las articulaciones, y en las bajadas con piedras sueltas te ayudarán a mantener la estabilidad y así reduciremos el riesgo de caída. Es importante darle uso a los dos palos, de esta manera repartiremos el peso equitativamente y no sobrecargaremos más una parte del cuerpo que la otra.
  • Realizar un buen calentamiento: Todos los días debemos dedicar unos 15 minutos para calentar y estirar bien todos los músculos antes de comenzar a caminar, esto nos evitará un buen número de lesiones.

Tinea pedis (Pie de atleta)

Es una dolencia ocasionada por la aparición de hongos en los pies, es realmente muy molesta ya que su manifestación se produce por la aparición de pequeñas heridas entre los dedos de los pies provocando mucho escozor a quien la padece.

Para evitar su aparición es clave practicar una buena higiene y no intercambiarse la ropa con otros compañeros. Una vez que ya se han manifestado aplicaremos lociones o cremas antifúngicas, aunque en ocasiones simplemente utilizando polvos antimicóticos en el calzado, calcetines y cualquier otra prenda que vaya a entrar en contacto con nuestros pies es suficiente. En el caso de que la afección se presente como resultado de un exceso de sudoración debemos aplicar un tratamiento que evite este exceso de sudoración para evitar futuras apariciones de esta dolencia.

El uso de chancletas es fundamental para evitar la aparición de hongos, siempre y cuando decimos siempre es siempre debemos utilizar unas sandalias de goma para entrar en cualquier baño público o compartido.

Onicocriptosis y hematomas subungueales

La onicocriptosis es lo que comúnmente conocemos como uña encarnada. Para evitar la aparición de tal dolencia debemos siempre cortar de manera adecuada las uñas de nuestros pies, dejarlas rectas con un borde libre y amplio.
Para eliminar esta dolencia debemos extremar la higiene en la zona y colocar un pequeño trozo de gasa empapada en yodo por debajo de la zona lateral de la uña encarnada tratando de separar la uña de la carne para evitar que se siga clavando a la vez que protegemos esta zona del roce.

Los hematomas subungueales surgen como una acumulación de sangre debajo de la uña ocasionando que la misma se ponga de color negro. Aparecen como resultado de la fricción de la parte superior de la uña con las botas debido a las subidas y bajadas del terreno, esto provoca el derrame y acumulación de la sangre formándose así el hematoma. Lo ideal es actuar antes del secado de la sangre debajo de la uña, actuaremos pinchando la uña con una aguja caliente y esterilizada para atravesarla y drenar así la sangre acumulada.

Realmente esperamos que no os haga falta aplicar estos consejos y tengáis un Camino de Santiago placentero y sin lesiones, aun así ya sabéis, siempre dicen que es mejor prevenir que curar y por si acaso ya disponéis de toda la información necesaria para poder terminar vuestro Camino en el caso de haber sufrido estas dolencias, porque si hay algo que tenemos claro es que es imposible frenar las ganas de finalizar esta experiencia que sin duda cambiará vuestras vidas para siempre.

¡Ultreia Peregrinos!

¿Qué te ha parecido esta información?
[Total:10    Promedio:4.4/5]
Contacto

Cambiar imagen captcha captcha txt
0

Start typing and press Enter to search