El Camino de Santiago con Perro

Hacer el Camino de Santiago con perro será una experiencia enriquecedora que os hará crecer tanto moral como espiritualmente, y elevará a un grado superior vuestra relación, por muy fuerte que ya sea esta.

Por desgracia, nos encontraremos con multitud de problemas a la hora de querer reservar plaza en alojamientos acompañados de nuestra mascota y es que, en albergues públicos está prohibido el paso de animales, en algunos privados también, y el resto de alojamientos (hoteles, hostales, casas rurales…) ponen bastantes trabas e inconvenientes para realizarlo.

Es de vital importancia, si realizas el Camino con tu perro, evitar el inconveniente de no encontrar alojamiento durante tu Camino. Pero no te preocupes, desde Pilgrim contamos con una red de alojamientos de confianza donde sabemos que sí admiten animales.

Contáctanos y despreocúpate de este gran inconveniente que puede llegar a ser clave durante tu peregrinación.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: ¿Qué llevo en la mochila para hacer el Camino de Santiago?

Primeramente queremos hablaros de la dureza que supone realizar el Camino de Santiago y más con tu mascota, no es cuestión de desanimaros, solo advertiros, ya que aunque encontraremos infinidad de cosas positivas en hacer el Camino con nuestro mejor amigo, también viviremos situaciones desfavorables que tendremos que aprender a gestionar formando equipo con nuestro fiel compañero.

A continuación desde Pilgrim os queremos dar una serie de consejos e información con el fin de que perdáis el miedo y os aventuréis a realizar el Camino de Santiago con vuestro perro:

Antes de empezar el Camino de Santiago…

Antes de lanzarnos a caminar debemos saber ciertas cosas en cuanto a preparación, como llegar a Sarria, etc.

Preparación física

Trataremos tanto la preparación del animal como la nuestra.

En cuanto a nuestra preparación física, te ofrecemos todos los consejos y detalles para llevarla a cabo con éxito en esta entrada de nuestro blog: Preparación física para el Camino de Santiago.

Sobre nuestro peludo compañero, también necesita de una buena preparación física, ya que a pesar de que siga existiendo gente que cree que el animal no sufre, se cansa, tiene agujetas, etc. Sabemos a ciencia cierta de que el Camino será tan duro para ellos como para nosotros.

Un par de meses antes de empezar el Camino de Santiago recomendamos llevar al perro a hacer largos paseos esté o no el animal acostumbrado a hacer deporte.

Ejemplo de preparación

  • Salir a primera hora de la mañana a caminar a paso rápido durante una hora más o menos, en los que recorreremos unos 7 km aproximadamente.
  • De nuevo a última hora de la tarde y hacer más o menos unas 2 horas más, a buen ritmo y durante este tiempo se pueden llegar a recorrer unos 15 kilómetros, de esta forma al final del día el perro habrá hecho más de 20 kilómetros.
  • Deberá recorrer pistas de tierra, piedra o calzadas con el objetivo de endurecer sus almohadillas al máximo, de todas formas también existen productos que podemos aplicarles en las patas para favorecer el endurecimiento de las mismas y evitar así lesiones y magulladuras.
  • Desparasitar al animal por dentro y por fuera; por dentro mediante una pastilla anti-parásitos y por fuera aplicando una pipeta antipulgas y garrapatas,
  • Llevar un collar anti-garrapatas resistente al agua durante las etapas, dado que atravesaremos zonas boscosas en la que abundan estos seres perjudiciales para nuestro animal, además de que podemos encontrarnos con otros perros a lo largo del Camino.

Preparación de la mochila

Previamente, en otra entrada, hablamos sobre qué llevar en la mochila durante el Camino de Santiago, sin embargo, ahora contamos con el factor de llevar en ella lo necesario para nuestra mascota.

Lo que aún no sabemos es qué necesitamos llevar para hacer más agradable la experiencia para nuestro amigo de cuatro patas.

Lista de objetos generales

  • Documentación del animal:
    • Certificado veterinario de salud y documento acreditativo de la vacunación antirrábica.
    • Certificado de su identificación con microchip y cartilla de vacunación
  • Arnés y correa: Recomendamos este accesorio ya que el collar puede acabar dañando a nuestro perro en caso de tener que llevarlo mucho tiempo atado. Otra buena alternativa es hacernos con un canicross (artilugio para llevar a nuestra mascota atada a la cadera).
  • Chubasquero canino.
  • Toalla de secado rápido: Recomendable llevar una específica para el animal.
  • Bebedero plegable: Hechos de tela impermeable, muy útiles por su reducido tamaño y peso.
  • Comida: Recomendamos llevar unos dos kilos de pienso (preferiblemente de alta gama) repartido en bolsitas de ración.
  • Comedero: Para mezclar el pienso con otros alimentos.
  • Bolsas para deposiciones: Debemos pensar que no solo atravesaremos montes y zonas rurales, sino que también caminaremos a lo largo de núcleos urbanos y ante todo debemos ser responsables con los actos de nuestras mascotas.
  • Calzado perruno: Para proteger las almohadillas de nuestro perro.
  • Crema para almohadillas.
  • Esterilla: Por si nuestra mascota tiene que pasar alguna noche al raso.

Cómo llegar a Sarria con mascota para hacer el Camino de Santiago

Aunque ya sepamos cómo llegar a Sarria para hacer el Camino de Santiago os vamos a indicar las diferencias que os pueden surgir a la hora de ir acompañados de vuestra mascota.

Viajar con perro en tren

  • Cercanías: Es el único medio de transporte público en el que puedes viajar con tu perro sin importar su tamaño. Las únicas condiciones existentes son que vaya atado y si pesa más de 10 kilos que lleve bozal, otro punto positivo de este medio de transporte es que tu mascota viaja gratis.
  • Media/larga distancia, AVE, etc.: Sólo los perros que pesen menos de 10 kilos podrán viajar en uno de estos trenes, siempre dentro de un transportín de dimensiones 60x35x35 cm, que debemos llevar nosotros, además de esto en la mayoría de trenes debemos pagar un suplemento por llevar a nuestra mascota.

En la página de Renfe encontraremos toda la información necesaria sobre los condicionantes que nos va a suponer viajar con mascota.

Viajar con perro en autobús

A excepción de los perros guía, la ley establece que los animales tendrán que viajar en bodega dentro de un transportín, esta solución no nos parece muy adecuada dado que nuestro perro viajará entre maletas y al lado del ruidoso motor del autobús, imagínate ponerte en su situación, no ir en un asiento con todas las comodidades, y además ir recibiendo golpes del equipaje del resto de pasajeros y con un ruido estremecedor durante todo el trayecto.

Viajar con perro en avión

En las compañías low cost viajar con perro suele estar prohibido de cualquier manera.

En el resto de compañía los perros “mini” pueden viajar en cabina dentro de un transportín (máximo 8 kilos y con autorización previa) y el resto de perros podrán viajar en bodega, cobrando un suplemento del billete.

Las condiciones en las que los perros viajan en bodega no son tan malas como eran, ya que estos compartimentos se encuentran separados del resto del equipaje y se encuentran correctamente aclimatados, sin ruido ni demás efectos traumáticos para las mascotas.

Viajar con perro en coche

Sin duda la solución más cómoda en cuanto a temas de organización es utilizar nuestro coche privado para llegar al inicio de nuestro Camino.

En caso de que no dispongamos de esta opción, siempre podemos alquilar un vehículo o contratar un viaje mediante BlaBlacar, algunos de los conductores ofrecen la posibilidad de viajar con mascota, por lo que puede ser la alternativa más recomendada si no conseguimos gestionar nuestro viaje mediante el transporte público.

Alojamientos entre Sarria y Santiago que admiten mascotas

Es muy importante planificar bien los sitios en los que vamos a pernoctar, dado que no todos admiten a nuestros compañeros de cuatro patas.

Lista con los alojamientos

  • Sarria: En el inicio del Camino tenemos estos alojamientos disponibles:
    • Albergue de peregrinos Paloma y Leña.
    • Albergue San Lázaro.
    • Albergue privado Los Blasones.

Todos ellos por un precio que oscila entre los 25 y 35 euros.

  • Portomarín: Al finalizar la primera etapa podremos pasar la noche en el albergue El Caminante por unos 35€.
  • Palas de Rei: Tras la segunda etapa podremos disfrutar de una agradable noche en la pensión Maite por 30€ aproximadamente.
  • Arzúa: Albergue de peregrinos Vía Láctea.
  • O Pedrouzo: Tras cubrir esta penúltima etapa podremos relajarnos en la pensión Codesal por unos 40€ más o menos.
  • Santiago de Compostela: Tras finalizar el Camino estamos seguros de que necesitaréis descansar más que nunca, y creemos que el Hotel Horreo es la mejor opción. Por unos 40€ podremos alojarnos con nuestra mascota y disfrutar de todos los servicios que este hotel pone a nuestra disposición.

Durante el Camino…

Una vez en ruta, si nuestra mascota está bien preparada a nivel físico y a nivel de equipamiento, estamos seguros de que se levantará cada día alegre de poder continuar la aventura junto a su dueño, pero debemos tener en cuenta ciertos elementos para evitar contratiempos.

¿Suelto o con correa?

Seguramente esta duda nos asalte en muchos momentos a lo largo de nuestra andadura, no podemos generalizar en este tema ya que cada situación y cada animal requiere de un comportamiento diferente.

No es recomendable ni un extremo ni el otro, no debemos atar o dejar suelto a nuestra mascota todo el rato. A lo largo del Camino de Santiago encontraremos zonas en las que podremos dejar correr libre a nuestro perro sin ningún tipo de peligro, mientras que en ciertos tramos en los que transitaremos por arcenes de carreteras, debemos atarlo en corto y controlarlo.

Otra cuestión a tener en cuenta es el proceso de adaptación a las distancias de las etapas, debemos evitar que agote sus energías demasiado rápido en cada etapa, sobre todo en los primeros días debemos atarlo con más asiduidad ya que el animal puede empezar a correr sin control y cansarse demasiado pronto, debemos tener en cuenta que él no sabe cuanta es la distancia que vamos a recorrer, con el paso de los días, nos daremos cuenta de que el mismo dosificará sus energías.

 Comida

Lo mejor es intentar variar lo mínimo posible la dieta de nuestros animales, aunque lo que debemos hacer es aumentar la cantidad de ración diaria de comida, ya que el esfuerzo que nuestro perro va a realizar será mayor que cualquiera realizado en el día a día.

Es posible que a lo largo de la etapa nuestra mascota no quiera comer nada, una buena solución es contar con algún tipo de refuerzo alimentario (energético, protector de músculos, de articulaciones, etc.) y suministrárselo en el momento en que paremos a comer.

Al acabar la etapa le daremos su ración diaria de comida, recomendamos mezclarle el pienso con alguna lata para perros, paté o cualquier alimento específico que suponga un mayor aporte energético.

Debemos saber que existen suplementos nutricionales que contienen vitaminas, L-carnitina, electrolitos,… Antes de utilizarlos debemos consultar con nuestro veterinario para saber cuál es el más recomendable para nuestro caso.

Hidratación

Es fundamental contar con la cantidad suficiente de agua, no es algo que debemos dejar al azar y confiar en que el animal beba donde pueda.

Importante llevar una botella propia para ir rellenando su bebedero, además de esta manera podemos controlar cuanto bebe, darle poco a poco el agua para no desperdiciarla pero sin escatimar, ya que el necesita hidratarse tanto o más que tú.

Refrescar a nuestro perro e hidratarlo constantemente es una manera más que efectiva de prevenir el golpe de calor.

Cuidado de las almohadillas

Es fundamental mantener hidratadas las almohadillas de nuestros perros, todas las noches antes de dormir debemos aplicarles cremas específicas para tal fin, de esta manera dormirán mientras el ungüento hace efecto y por la mañana estarán listos para una nueva etapa.

Si optamos por adquirir calzado para animales, es importante que lo lleve puesto siempre que atravesemos tramos pavimentados (asfalto, hormigón, etc.).

Este tipo de trazados pueden dañar seriamente las almohadillas de nuestro perro, en el caso de cubrir largas distancias debemos ponerles las botas para hacer los últimos kilómetros, simplemente por prevención, ya que como resultado de la acumulación de distancia recorrida, las almohadillas se reblandecen e irritan pasando a ser más endebles frente a cortes.

Debemos revisar cada día las patas de nuestro animal por si apareciesen rozaduras como causa del calzado elegido, y sobre todo fijarnos en el quinto dedo, ya que este suele ser el más afectado por el uso de botas caninas, y en el caso de que este se vea afectado, debemos dejar de utilizar dichos accesorios durante los días que tarde en recuperarse.

Al finalizar el Camino…

Una vez superadas todas las etapas estamos seguros de que ni tú ni tu mascota seréis los mismos, esta experiencia os habrá cambiado de por vida, y habrá servido para que vuestra relación sea aún más estrecha si cabe.

Después de leer todos los consejos que aquí os damos, estamos seguros de que vuestras ganas de superar el Camino de Santiago se habrán multiplicado, ya que esta experiencia acoge por igual a los peregrinos de dos piernas y a los de cuatro patas. Si sientes el impulso de peregrinar no lo reprimas ¡Hazlo!

¡Ultreia Peregrinos!

¿Qué te ha parecido esta información?
[Total:8    Promedio:5/5]
Showing 3 comments
    pingbacks / trackbacks

    Leave a Comment

    Contacto

    Cambiar imagen captcha captcha txt
    0

    Start typing and press Enter to search