Pueblos del Camino de Santiago: Ferrol

Galicia esconde muchos secretos y uno de ellos es la majestuosa ciudad de Ferrol, una joya patrimonial y natural que tuvo un papel importante en la historia de España y por supuesto, en la historia del Camino de Santiago.

Por su localización estratégica fue un territorio fundamental para la Armada Española y un referente a nivel internacional para la construcción naval por ser uno de los astilleros más modernos de toda Europa. Ferrol es una ciudad que por sus características puede cautivar a viajeros de diferentes intereses.

Se encuentra en el noroeste peninsular, estratégicamente protegida y fortificada, motivo que supuso que sufriese los ataques de enemigos que querían hacerse con el que consideraban el mejor puerto de la costa atlántica. Estuvo poblada desde tiempos antiguos, comenzó siendo un castro costero que en el lento crecimiento propio de las ciudades se convirtió en un pueblo marinero cuya principal actividad era la pesca. Con el tiempo, también comenzó a desarrollar el comercio a través de rutas marítimas desde Flandes o Venecia, y la llegada de pasajeros procedentes de las islas Británicas y norte de Europa que en su mayoría eran peregrinos, que se dirigían a Santiago de Compostela para rogar el apóstol protección, convirtiendo esta ruta en el conocido como Camino inglés, una de las vertientes más importantes y con mayor historia del Camino de Santiago.

Un poco de historia…

Desde hace miles de años, Ferrol fue un lugar de interés y de control para familias de gran poder. En el año 1371 pasó a depender de los condes de Andrade, una de las familias gallegas más importantes, y posteriormente, en el siglo XVI, la familia real de la Casa Habsburgo convirtió su ría en un lugar de asentamiento de la Armada Real. La construcción del castillo de San Felipe en 1577 le dio carácter de fortaleza, lo que junto con las características naturales del área lo convertían en un lugar estratégico muy importante y por ello es nombrada en 1726 Capital del Departamento Marítimo del Norte, reconocimiento que le servirá para ser el lugar escogido por Fernando VI para la creación de los astilleros y el Arsenal Militar con una capacidad de hasta cien navíos. Estos aspectos hicieron que Ferrol creciese a gran velocidad a la vez que se llevaba a cabo la construcción de una ciudad moderna. Ya en la época de la Ilustración, en el siglo XVIII, la industria naval continuó su crecimiento y el perfeccionamiento de sus obras, pues fue en la ciudad de Ferrol donde se produjo la primera botadura de un barco con casco de hierro y del primer navío acorazado. Sin embargo, en la década de los 80 la ciudad comienza su declive, un declive fruto de su fuerte vinculación al sector naval, que por ese entonces empezaba a estar en decadencia.

Puntos de interés en Ferrol

Como consecuencia de su intensa historia, el patrimonio que se puede visitar en la ciudad es numeroso y variado, contando con una lista interminable de puntos de interés. En un primer momento, podemos distinguir un Ferrol Vello de trazado medieval, calles estrechas y casas de galerías en la zona del puerto pesquero y deportivo, lugar donde se asentaron los primeros pobladores que sentaron las bases del crecimiento de la ciudad y donde hoy podemos encontrar el puerto de Curuxeiras, lugar de inicio del Camino Inglés. Con la construcción del astillero en el siglo XVIII se levantan unas impresionantes infraestructuras de las que algunas siguen funcionando y pueden verse a lo largo del paseo que se extiende desde el muelle. Hoy en día estas construcciones tienen un elevado valor patrimonial y son un importante foco de atracción para el turismo naval, pues se pueden hacer visitas y conocer la Sala de Armas, la fortificación de la Cortina, que protege la entrada de la base naval militar, o la puerta monumental del Dique, uno de los iconos de la ciudad. En esta zona de los astilleros también se encuentra el Museo Naval, que cuenta con numerosos objetos como material de navegación, mapas, maquetas, etc; junto a él también está Exponav, el mayor museo de Europa sobre construcción naval.

Debido a la necesidad de mano de obra Ferrol aumenta su población en esos años, surgiendo así el primer barrio obrero de Galicia en la ladera del monte de Esteiro, nombre por el que será conocida esta zona que consta de largas calles paralelas y transversales. Fue edificado con prisas para acoger los nuevos trabajadores de la industria que iban llegando de forma repentina a una villa que acabó por convertirse en poco tiempo en la ciudad más habitada de Galicia y de toda la cornisa cantábrica.

Justo donde la ría de Ferrol comienza a estrecharse podemos encontrar su construcción más importante, el Castillo de San Felipe. Su relevancia está en su posición estratégica, desde la que se puede controlar todo el tráfico de la ría, y por ser la principal defensa de la ciudad, pero no la única ya que en la orilla opuesta se encuentra el Castillo de la Palma, hasta el cual se extendía una cadena para bloquear la entrada. Las construcciones que pueden verse hoy en día de estos edificios datan del siglo XVIII, momento en el que se llevaron a cabo sus remodelaciones. Ya en el siglo XX, el castillo de San Felipe fue usado como cárcel y paredón. Hoy en día, puede visitarse y desde él hay unas hermosas vistas de la ría y de la ciudad.

Al mismo tiempo que se construyen los arsenales y los astilleros, nace el barrio residencial de la Magdalena en el espacio vacío que había entre el núcleo pesquero de Ferrol Vello y el barrio de Esteiro. Las viviendas de esta zona estaban destinadas a la clase alta de la sociedad ferrolana como oficiales de la Marina, comerciantes, técnicos de la construcción naval, etc. El diseño del trazado sigue las ideas del urbanismo de la Ilustración, un trazado regular en cuadrícula de seis calles largas y rectas que se cruzan con otras nueve que bajan perpendiculares y en los extremos laterales se encuentran dos grandes plazas, la de Armas y la de Amboaxe, siendo esta última la de más ambiente y la que se puede considerar como el centro de la ciudad. La estructura de sus edificios también es digna de mención, los primeros en construirse son de dos o tres pisos con grandes balcones de hierro como la sede del Ateneo Ferrolano, pero a inicios del siglo XIX nace en la ciudad un elemento arquitectónico que se extenderá por toda Galicia, es la galería acristalada inspirada en la que hacían los carpinteros cuando cubrían la popa de los barcos. Es fabricada en madera que después se pinta de blanco, y hoy en día continua siendo un elemento arquitectónico muy característico en estos edificios. ya en las primeras décadas del siglo XX llega a Ferrol el Modernismo, otra corriente artística que tendrá una gran influencia en el diseño de los edificios del barrio de la Magdalena. Se incorporan nuevos elementos constructivos con los que se hacen decoraciones geométricas y naturalistas de las que nacen auténticas obras maestras. Algunos ejemplos de este estilo son la Casa Romero, el que alberga el Banco Hispano – Americano, el Hotel Suizo o la Casa Pereira. Por la belleza de sus construcciones y calles, el barrio de la Magdalena fue declarado conjunto histórico – artístico en 1983.

Accesos y conexiones a Ferrol

A principios del milenio, la mejora del acceso a la ciudad supuso un nuevo impulso para el núcleo y la comarca. La forma más fácil de llegar a Ferrol es a través carretera, así está la autopista del Atlántico que llega hasta Portugal, la del Cantábrico que conecta con Francia y con las principales ciudades de la cornisa cantábrica o la del Noroeste que comunica esta localidad con el resto de España a través de la provincia de Lugo. De todas formas son varias las líneas de autobús que comunican la ciudad con localidades de la zona y también con varias ciudades de España, algunas de las compañías que se pueden consultar son Alsa, Castromil-Monbus o Arriva Noroeste. Ferrol también cuenta con una estación de tren con trayectos de largo recorrido que vienen de ciudades como Madrid o Barcelona, el Feve, que es el ferrocarril de vía estrecha que circula por el norte de España paralelo a la costa cantábrica hasta Bilbao o el transcantábrico, un tren turístico de lujo que recorre la “España verde” desde Donostia hasta Santiago de Compostela haciendo parada en la ciudad. Como recorrido turístico también está el de Ferrol – Ortegal, un itinerario de un día que acerca a los pasajeros a los lugares de la costa norte gallega, además de existir conexiones con localidades de alrededor como Pontedeume, Betanzos y A Coruña.

Un gran patrimonio cultural… y gastronómico

Ferrol continúa en proceso de recuperación de su patrimonio histórico y cultural, potenciando su desarrollo turístico, por el momento muy enfocado en recibir cruceros. Para ello se han llevado a cabo iniciativas que buscan potenciar y dar a conocer sus atractivos y convertirlo en un nuevo enclave de interés turístico, así podemos redescubrir Ferrol a través de sus rutas, como la de las Meninas, una iniciativa con la que se busca la regeneración del barrio de Canido mediante el revestimiento de las fachadas con obras artísticas de autores españoles e internacionales que siguen la temática de la obra de las Meninas de Velázquez; desde que nació esta iniciativa en septiembre de 2008 se sigue celebrando el primer fin de semana de ese mes una jornada festiva en la que cada vez hay una mayor participación. También existe la ruta del Modernismo que discurre por el barrio de la Magdalena haciendo paradas en los edificios más representativos de este estilo arquitectónico. Otra forma de darse a conocer es también a través de la candidatura llevada a cabo por el gobierno local y que seguramente será presentada en el 2019 para que el conjunto de los Arsenales, el barrio de la Magdalena y el castillo de San Felipe sean declarados Patrimonio de la Humanidad con el nombre de “Ferrol de la Ilustración”.

Pero Ferrol no es solo patrimonio, para los que quieran estar rodeados de naturaleza este también es el destino perfecto por las playas y zonas naturales que se encuentran en sus alrededores, el entorno natural de las Fragas do Eume, la playa de Pantín, famosa entre surferos, la de Doniños o la de San Jorge, tres de las impresionantes playas que se repiten a lo largo de la costa de la comarca y que se caracterizan por su gran extensión, la arena fina y su escasa explotación.

Y como buena ciudad gallega también se podrá disfrutar de la rica gastronomía de la zona probando los chicharrones o “roxóns”, el cocido, el lacón con grelos, la empanada o el pulpo. Debido a su tradición pesquera son varios los platos de pescado, ya sea merluza, lubina, mero, lenguado, etc, y de marisco como las nécoras, los percebes, las centollas o las ostras, que deben de probarse de forma obligada. Con un toque dulce, destacar los bicos, que son pastelitos con forma de corazón, la tarta de Ferrol, el arroz con leche, las rocas de anís y las cocadas.

Ciudad de romerías

También son numerosas las romerías y fiestas que se celebran en la comarca a lo largo del año, pero debido a su importancia, reconocimiento y a la cercanía de sus fechas, destacamos la Semana Santa de Ferrol, la cual es desde el año 2014 Fiesta de Interés Turístico Internacional. Los ferrolanos se involucran totalmente con esta celebración mediante la organización de un desfile en el que participan más de tres mil penitentes que pertenecen a las cinco cofradías existentes y que recorren las calles del barrio de La Magdalena con una veintena de tallas religiosas en un total de 26 procesiones. Hombres y mujeres vestidos con el tradicional capuz que cubre sus rostros, algunos de ellos también caminan descalzos en muestra de devoción, portan sobre sus hombros las tallas que pueden llegar a pesar 2,5 toneladas de peso. Esta tradición procesional de la villa comenzó en el siglo XVIII y continua muy asentada entre la población que vive esta festividad con gran orgullo y emoción. Los días grandes son los días de Jueves y Viernes Santo, que coinciden con los festivos, así que este año no hay excusa para no acercarse hasta la muy interesante ciudad de Ferrol y vivir una de las mayores fiestas dentro del territorio nacional que alcanzó reconocimiento internacional.

¿Qué te ha parecido esta información?
[Total:2    Promedio:3/5]
0